Escrito x @CARLOS_MARIANO

31/12/2018 | #N68238
Otras notas de @CARLOS_MARIANO

Actividad semana | Visitas totales
2 | 70

BRINDIS

Todos los 31 de diciembre tienen algo de especial, sin embargo para Marcos ese parecía ser más especial. El último año no había sido de los mejores en su vida. Primero se quedó sin trabajo de una forma algo imprevista, que él no esperaba. Después de haber soportado estoicamente al pesado de su jefe por varios años, al que llegó a maldecir con ganas, a los dos meses de que aquel se retirara porque le había llegado la edad de jubilarse, la nueva directora le comunicó que ya no lo necesitaban porque los nuevos métodos de producción que pensaban aplicar requerían gente más joven, con una visión no tan estructurada. En ese momento se sintió totalmente confundido y no supo si su rechazo por su antiguo jefe al final había estado bien.

Seguramente no fue algo totalmente disociado de esa primera pérdida que Valeria, su pareja desde hacía cinco años, le dijo unas semanas después que le parecía que necesitaba un poco de distancia porque no encontraba en la relación algo que le permitiera aunque más no sea algunos momentos de felicidad. Marcos intentó una explicación y trató de contarle su imposibilidad en ese momento de poder poner energía en lograr aportar a la felicidad de ella, pero entendió que Valeria ya tenía una decisión tomada y simplemente le surgió abrazarla aceptando esa decisión que no esperaba y buscó ocultar algunas lágrimas que no pudo evitar le brotaran en los ojos.

En poco tiempo se encontró buscando empleo en un momento muy complicado y pensando si realmente quería estar nuevamente en pareja. Sintió que la vida le estaba cobrando un precio muy caro. Creía que no había hecho las cosas mal pero el resultado en ese momento le hacía dudar de sí mismo. Pensaba que cualquiera podía hacer las cosas mejor, sostener un empleo aunque mediocre y tener una relación con una mujer agradable donde sentirse querido y deseado. Le costaba hablar francamente con sus amigos porque le dolía pronunciar esos pensamientos sobre si mismo. Sentía la angustia que le generaban pero se resistía a asumir que fuera realmente así. Repasaba mentalmente sus características y los valores que conocía en él y razonaba con lógica que merecía algo mejor a aquel presente, pero lo que le transmitían o más bien le gritaban sus sentimientos era muy otra cosa y eso lo agobiaba. Llegó a pensar que estaba bien que lo despidieran y que Valeria buscara a otra persona para ser feliz. El único que no podía alejarse de sí mismo y buscar a otra persona era él. Eso le pesaba y sintió que había días en los que arrastraba su cuerpo y su alma por la vida. Y tocó fondo.

Marcos tenía muy buenos amigos, de esos que cuando tienen que estar, están. Que pueden dejar a un lado sus necesidades cuando se dan cuenta que el OTRO, así con mayúsculas, lo necesita. Gabriel es uno de esos amigos. Un día lo llamó porque le extrañaba cierto silencio de Marcos y cuando notó en su tono de voz que las cosas no estaban bien inmediatamente le dijo que iba hasta la casa a verlo. A la media hora estaba tocando el timbre. Cuando Marcos abrió la puerta fue solo mirarse y cruzarse en un abrazo de esos largos y profundos. Se quedaron así un rato, los dos conteniendo con mucha dificultad las lágrimas. No hacían falta palabras. Entraron hasta la cocina, que es el lugar donde se recibe a la gente que uno siente como de la casa. Marcos empezó a preparar el mate y cruzaron algunas frases de ocasión y en seguida fueron al tema que los tenía juntos en ese momento. Por primera vez desde que le ocurrieron los hechos que tanto le pesaban Marcos empezó a contarlos y mientras iba desgranando las frases se dio cuenta que era como si por primera vez le resultaran tan claros. Sintió que se abría un mar en su interior, que un dique se estaba rompiendo y que ya no podía contener toda esa desazón y tristeza que lo tenían tan angustiado. Gabriel lo escuchaba con callada atención mientras veía cómo Marcos empezaba a desarmarse mientras le relataba sus últimos meses y cómo las lágrimas le corrían lentamente por las mejillas. Era el momento para escucharlo y para que él mismo se pueda escuchar. Poco a poco Gabriel fue haciendo algunas observaciones, en base a lo que conocía a su amigo de toda la vida y también a poder mirar los problemas con un poco de distancia. Algo que quien lo está padeciendo generalmente no puede hacer. Marcos fue sintiendo que se descomprimía y poco a poco hablaba con mayor fluidez y se le escapaba alguna sonrisa y hasta una carcajada. Ese es el momento en que uno empieza a encontrar el camino de salida, cuando logra reirse de sí mismo. Implica que se puede tomar distancia y descubrirnos en una situación que a veces por ridícula nos genera risa. Ese fue el punto de inflexión.

A partir de ahí si bien tuvo momentos de tristeza y angustia ya se mezclaban con otros de tranquilidad y también de alegría. Otra vez podía mirar hacia delante y entusiasmarse con las posibilidades que imaginaba. Pudo repensar mucho de lo vivido y analizar algunas actitudes que ahora asumió como equivocadas y que no lo ayudaron. Pensó mucho en su relación con Valeria y pudo comprender mejor la decisión que ella había tomado y eso lo tranquilizó porque le permitió eliminar ese rencor que tenía hacia ella y eso hizo posible que se quedara con todo lo bueno que había encontrado en esos cinco años con esa mujer con tan buenos valores. Al sentirse mejor con él mismo le fue más sencillo enfocarse en la búsqueda de un empleo y en pocos meses consiguió un trabajo que lo hizo reencontrarse con la responsabilidad y el sentido de pertenencia que eso genera.

Ese 31 de diciembre Marcos sentía que verdaderamente dejaba atrás un año complicado pero que ahora no hubiese querido eliminar porque lo había obligado a un crecimiento por el cual se sentía fortalecido. Además pudo comprender con total precisión el inmenso valor de los buenos amigos. Cuando levantó la copa para brindar lo hizo pensando en eso y se sintió profundamente afortunado. Diez minutos después de las doce, cuando estallaban los fuegos artificiales recibiendo al nuevo año le sonó el celular y al atender lo sorprendió la voz de Valeria. La saludó entre perplejo y dubitativo. Ella le dijo después del saludo natural, que había sentido cuánto extrañaba poder compartir esos momentos con él y que había pensado mucho en lo que les había pasado y que le gustaría poder analizar juntos las cosas que no habían estado funcionando. Después de hablar un rato quedaron en encontrarse y cortaron.

Sintió que era otro hombre. Le costaba entender por qué le habían pasado las cosas que vivió pero estaba seguro que no quería cambiar nada. Esa noche estuvo muy locuaz, exaltado, sentía que los sentimientos que lo recorrían no tenían lugar suficiente en su cuerpo y que necesitaba poder compartirlos. Pasadas varias horas, cuando se acostó, le fue difícil conciliar el sueño y mientras se quedaba dormido le dio alegría que apenas habían transcurrido unas horas de ese año que le quedaba casi íntegramente por delante. Sintió que ese sería su año y al imaginar su encuentro en algunas horas con Valeria se sintió inmensamente feliz, con esa sensación que rara vez nos ocurre de imaginar que no puede haber en ese momento nadie más feliz que uno. Deseaba dormirse para poder despertar y transitar ese nuevo año. Salir a VIVIR la vida.

Carlos Mariano


Comentarios de este texto:

@PATRI_54

01/01/2019
#F660915

Muy bueno !!!!
 

@CARLOS_MARIANO

02/01/2019
#F660918

Me alegra @PATRI_54 que te haya gustado
 

@MARIA_ROSAX

02/01/2019
#F660937

Un hermoso relato, sentido. Gracias Carlos !
 

@CARLOS_MARIANO

02/01/2019
#F660942

Gracias por decirlo @MARIA_ROSAX
 

@NOEONLINE

06/01/2019
#F661014

ACABO DE LEER TU  ESCRITO CARLOS ME GUSTO MUCHO ...PARA MI ES SABER QUE SIEMPRE HAY ESPERANZA...NOE....GRACIAS...!


 

@CARLOS_MARIANO

06/01/2019
#F661024

Gracias Noe por tu apreciación
 




¡INICIAR SESION!
Sumate para comentar, participar en esta y próxima salidas Inicia Sesion o Registrate (si no tenes ya un usuario) . Es muy fácil y en 3 pasos comenzá a contactarte con gente que tiene ganas de conocerte.
¡¡ INICIA SESION !!
¿Consultas?